Tagged: Obama

EEUU y Egipto. Donde dije digo, digo Diego.

Donde dije digo, digo Diego. El cripto-musulmán de Barack Hussein Obama no tuvo reparos y dar una puñalada trapera a Mubarak hace unos años. Pero, en vistas de que la revolución islámica en Egipto terminó con un rotundo fracaso, no tiene problemas en dar unas palmaditas en la espalda a AlSisi, que es lo mismo que Mubarak pero con nuevo rostro.

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/06/22/actualidad/1403465904_897931.html

Obama y su Irán nuclear

obama nuclearLa carencia de visión, objetividad y análisis se ha convertido en una triste constante entre los llamados a dirigir el mundo. El caso más reciente, y alarmante, está personificado en la figura de Obama, un auténtico problema mundial que nos vino impuesto gracias a motivos raciales y no de capacidad.

Desde su llegada a mostrado una innegable falta de análisis para defender los intereses occidentales y se ha dedicado, única y exclusivamente, a favorecer las demandas de los enemigos de nuestra civilización.

Su última “gran hazaña” es entablar conversaciones telefónicas con el Gobierno iraní. Parece que, tras décadas de hostilidades, el bueno de Obama ha conseguido descolgar el teléfono y pedir a su homólogo persa que no construya una bomba nuclear, que no es bueno para nadie. Evidentemente el nuevo presidente iraní le ha seguido el juego, ha conseguido su tiempo extra.

Una análisis de la situación nos deja ver como el discurso de Irán parece que ha cambiado, pero no en su contenido sino en sus formas. Es como si de la noche a la mañana, con la llegada del nuevo presidente, clérigo él, todas sus motivaciones nucleares de diluyesen. Es como si Jamenei ya no estuviera interesado en tener una bomba nuclear, ni en destruir a Israel. Esto no se lo cree nadie. Bueno si, el bueno de Obama.

Está claro que Irán ya tiene su bomba, o dos. Su nuevo juego deja claro que ahora son ellos los que no tienen prisas, los que marcan los tiempos. No tienen necesidad de correr, de esconderse, solo necesitan seguirnos la corriente. No hemos hecho nada cuando pudimos y no lo vamos hacer ahora que tenemos la duda de si la tendrán. Y la tienen.

El problema de todo esto es que Obama no rendirá cuentas ante nadie. Su alta capacidad para mirar a otro lado no será castigada ni hoy ni mañana y cuando la noticia de un Irán nuclear salte a la palestra nadie le pedirá explicaciones.

Ni intervino en Siria, ni freno a Irán, siguen apoyando sigilosamente una causa con la que, en el fondo de su musulmán corazón, siente simpatía y devoción.

Osama Obama

Si algo debemos reconocer al movimiento árabe es la enorme capacidad que ha tenido para colocar a un cripto-musulmán al frente de la mayor potencia mundial. Osama Obama es un peligro para nuestra sociedad, para nuestro modo de vida y un globo de aire fresco para los integristas musulmanes.

No le ha bastado con poner todo tipo de impedimentos a la hora de tratar de frenar el programa nuclear iraní, ni alentar el ascenso al poder de los Hermanos Musulmanes con la caída de Mubarak, fiel aliado histórico de EEUU. Ahora se las ve con Siria y resulta ridículo todo el arsenal de excusas que pone para no castigar al régimen sirio por usar armas químicas. Ha pasado de no querer intervenir a prestar entrenamiento a los grupos rebeldes, que muchos de ellos son los mismos que atentaron contra las Torres Gemelas. De ahí pasó a proponer un ataque por el uso de armas químicas pero que no realizó al retrasarlo con la excusa de querer contar con la aprobación del Congreso. Cuando todo parecía encarrilado para un ataque, nuevo “as”, admite una posible entrega y control del arsenal químico por parte de la ONU a fin de evitar el castigo, algo que no se cree nadie en su sano juicio.

Osama Obama tiene la gran cualidad de no cumplir nada de lo que prometió cuando se presentó a las elecciones. Nada! Pero la gente sigue venerándolo como si lo hubiese hecho todo. Es increíble hasta dónde puede llegar la ceguera popular obnubilada por su color de piel.

ObamaMuslimLarge

La papeleta Siria

Siria se ha convertido en un autentico problema a nivel mundial. Ya no es solo una región escondida en el mapa donde nos pueda dar igual lo que pase. Siria ha tomado unas vertientes que, elijas la que elijas, estás abocado a equivocarte.

Por un lado tenemos el papel de Bashar a-lAsad, que no ha dudado en utilizar armas químicas contra su propia población, en la mismísima capital del país. Nada de esconderse. Con él en el poder tenemos la figura del típico líder de la zona, que mantiene el integrísimo musulmán en su país a raya pero que no duda en aliarse con estos mismos fuera de sus fronteras, ya sea Hezbollah en Líbano o los ayatollahs en Irán. Así mismo, es de los pocos feudos aliados que tiene la antigua URSS en la zona. Como sus principales aliados, mantiene una constante animadversión con el Estado de Israel.

Por el otro lado, tenemos a las fuerzas rebeldes, formadas por lo más variopinto de la zona, que va desde idealistas que añoran la llegada de la democracia hasta lo más peligroso del fundamentalismo islámico. El problema es que Al Qaeda ha tomado buena cuenta de ello y ya ha tomado posiciones pasando a ser la tendencia más seguida dentro de la fuerza rebelde.

Y en medio de todo esto aparece Obama, un líder internacional llamado, por su posición, a resolver el problema pero con una capacidad nula de visión. Un líder mediocre más preocupado en quedar bien con su amado mundo árabe que en ayudar en esta situación. Un presidente elegido por su color de piel y no por sus habilidades y capacidades. Obama, que no tuvo ningún problema en dejar en la estacada a su principal aliado árabe en la zona, Mubarak, y que ahora el tiempo nos muestra las consecuencias de tal acto. Hablamos del mismo presidente que no quiere impedir la llegada de la bomba nuclear a Irán, que frena la necesidad israelí de mermar esta posibilidad y que, llegado el momento, será igual de culpable que los que no hicieron nada cuando Hitler rearmó Alemania.

Ante tal escenario, y tras el uso de armas químicas, todo el mundo se pregunta qué hacer. Mirar hacia otro lado? Actuar y bombardear? Apoyar a los rebeldes con la posibilidad de que sea un nuevo Irak o Afganistán? Armar a los rebeldes para que en un futuro usen esas armas y esa formación para atacar a Occidente?

La crisis económica, con muchos países interesados en ignorar la situación para no gastar ni un solo euro en el conflicto, y el miedo de Obama, que no quiere manchar su, mal otorgado, Nobel de la Paz ni tampoco ofender a los líderes musulmanes, son los principales motivos por los que, a día de hoy, el régimen sirio sigue sin recibir un castigo por su forma de proceder.

¿Qué hacer?

No es fácil responder a esta pregunta pero está claro que la impunidad no es una opción. Los países regidos por el fundamentalismo islámico no pueden tener la opción de usar armas químicas o nucleares sin el conveniente correctivo. Ante tal panorama la oleada de ataques con este tipo de armas entraría en una espiral sin fin que salpicaría a nuestros países.

Dejando de lado utopias de unión ente países occidentales contra el enemigo común, es decir, el Islam, la realidad nos lleva a golpear a la cabeza visible de todo esto, es decir, el líder sirio. Lo más conveniente es atacar sus arsenales, medios de defensa, aviones y demás, para que no pueda utilizarlos contra la población civil. El problema vuelve a ser Obama y su inactividad. Con tanta demora el régimen sirio ha tenido todo el tiempo del mundo para mover y esconder sus arsenales y un ataque, aunque necesario, no mermará la capacidad siria como lo hubiese hecho si Obama hubiera atacado al momento.

La excusa de la ONU no es algo a tener en cuenta. La legislación internacional, montada a beneficio de unos pocos y solo como excusa acusatoria, no puede ser una limitación a la hora de castigar el uso de armas químicas. Todos sabemos lo que pasa en estas situaciones. Los posibles dictámenes serán vetados por China y Rusia. La ONU es una marioneta rota que no sirve absolutamente para nada.

Y mientras tanto, Obama sigue planteando dudas e impedimentos. A ultima hora su “as” en la manga resultó ser la “necesidad” de consultar al Congreso. Después de esto no sabremos que podrá inventar pero, mientras tanto, el oficialismo sirio ve como una victoria la inactividad occidental y sus vecinos afilan cuchillos ante la permisividad que les alientan a seguir el mismo camino, ya sea en Israel o contra intereses occidentales.

 

asdfsadfasdfasdfasdfp