Tagged: Jamenei

Obama y su Irán nuclear

obama nuclearLa carencia de visión, objetividad y análisis se ha convertido en una triste constante entre los llamados a dirigir el mundo. El caso más reciente, y alarmante, está personificado en la figura de Obama, un auténtico problema mundial que nos vino impuesto gracias a motivos raciales y no de capacidad.

Desde su llegada a mostrado una innegable falta de análisis para defender los intereses occidentales y se ha dedicado, única y exclusivamente, a favorecer las demandas de los enemigos de nuestra civilización.

Su última “gran hazaña” es entablar conversaciones telefónicas con el Gobierno iraní. Parece que, tras décadas de hostilidades, el bueno de Obama ha conseguido descolgar el teléfono y pedir a su homólogo persa que no construya una bomba nuclear, que no es bueno para nadie. Evidentemente el nuevo presidente iraní le ha seguido el juego, ha conseguido su tiempo extra.

Una análisis de la situación nos deja ver como el discurso de Irán parece que ha cambiado, pero no en su contenido sino en sus formas. Es como si de la noche a la mañana, con la llegada del nuevo presidente, clérigo él, todas sus motivaciones nucleares de diluyesen. Es como si Jamenei ya no estuviera interesado en tener una bomba nuclear, ni en destruir a Israel. Esto no se lo cree nadie. Bueno si, el bueno de Obama.

Está claro que Irán ya tiene su bomba, o dos. Su nuevo juego deja claro que ahora son ellos los que no tienen prisas, los que marcan los tiempos. No tienen necesidad de correr, de esconderse, solo necesitan seguirnos la corriente. No hemos hecho nada cuando pudimos y no lo vamos hacer ahora que tenemos la duda de si la tendrán. Y la tienen.

El problema de todo esto es que Obama no rendirá cuentas ante nadie. Su alta capacidad para mirar a otro lado no será castigada ni hoy ni mañana y cuando la noticia de un Irán nuclear salte a la palestra nadie le pedirá explicaciones.

Ni intervino en Siria, ni freno a Irán, siguen apoyando sigilosamente una causa con la que, en el fondo de su musulmán corazón, siente simpatía y devoción.