Ni Francia ni Europa van a aprender

Y van……

Lo ocurrido en la noche de ayer en Francia era algo predecible, diría que hasta lógico. El poco control fronterizo, la asimilación de todo tipo de refugiados y, sobre todo, la tendencia suicida a querer respetar una religión que no persigue otra cosa que la erradicación de nuestro modo de vida nos lleva a situaciones como esta.

Aún no han sido reivindicados los atentados pero el gobierno francés ya ha adjudicado la autoría al Estado Islámico, la nueva cara visible de algo mucho mayor. Y aquí está el problema, tendemos a culpar al actor pero no vamos más allá.

Puede que el Estado Islámico sea el ejecutor, como lo antes era Al Qaeda y en un futuro sea otro con una nueva denominación pero la realidad es que detrás de todo esto solo hay una cosa, el Islam.

Hasta que no nos demos cuenta de eso de nada servirá lanzar ataques a posiciones islamista o detener a radicales. Todo musulmán es un combatiente durmiente contra nuestra civilización.

¿Qué hacer ahora? ¿Ir a Siria a bombardear al Estado Islámico? Los ataques han sido en Paris, ¿acaso crees que bombardear a miles de kilómetros va a solucionar algo en este momento? La respuesta es NO.

Hay que lanzar un plan de actuación fuerte y conjunto:

- Detención de todos los imanes radicales que hay en territorio europeo, que son muchos y campan a sus anchas.

- Cerrar todas las mezquitas donde estos clérigos ejercen su labor.

- Prohibición de burkas en la calle y todo tipo de lugares públicos.

- Revisar todas las alianzas existentes con los países islámicos que, se sabe, financian al terrorismo, como Qatar, Arabia Saudí, Irán,…

- Prohibir la nacionalidad a todo árabe, con efecto retroactivo, aun siendo hijos de estos y nacidos aquí.

- Estudio y revisión anual de los permisos de residencia a todos los musulmanes llegados a Europa. En caso de sospecha, falta de integración o desconocimiento del idioma expulsión directa sin posibilidad de retorno.

- Prohibir la financiación europea a gobiernos como el palestino, ya que este dinero va directamente a las manos de grupos terroristas como Hamas.

- Sanciones y fuertes medidas contra Turquía, que ha permitido el paso de yihadistas hacia Siria y vuelta.

Dejémonos de medias tintas. Ya está bien.