Hamás y los medios de comunicación

El cineasta Michael Grynszpan escribió en Facebook que un periodista español le había dado una explicación sencilla de por qué las imágenes de los terroristas de Hamás no aparecían en los medios de comunicación. “Es muy simple. Nosotros veíamos a la gente de Hamás allí, lanzando cohetes cerca de nuestro hotel; ellos nos dejaron claro que si alguno de nosotros se atrevía a apuntar nuestras cámaras hacia ellos, simplemente nos dispararían y matarían”.

La ejecutiva del New York Times, Eileen Murphy, ofreció otra razón por la falta de imágenes de operativos terroristas en los periódicos. “Es muy difícil de identificar a Hamás porque no visten uniformes o alguna insignia visible”.

El diario francés Libération publicó un artículo sobre el periodista franco-palestino Radjaa Abu Dagga, que fue convocado para ser interrogado por terroristas de Hamás en una oficina en el interior del hospital Shifa. Dagga informó que los terroristas estaban todos bien vestidos “vistiendo ropas de civiles, con una pistola bajo su camisa y walkie-talkies”. Los terroristas acusaron a Abu Dagga de trabajar para la Autoridad Palestina e Israel y le ordenaron dejar Gaza de inmediato sin sus papeles. Después, Abu Dagga pidió a Libération que eliminaran el artículo por razones desconocidas.

Abu Dagga no es el único periodista en Gaza que escribió sobre ser intimidado y amenazado por terroristas descontentos con el contenido de sus reportes. Un reportero de Financial Times, John Reed, reportó ser amenazado luego de escribir en un tweet que cohetes habían sido disparados cerca del Hospital de Shifa, en el mismo edificio civil donde Abu Dagga fue cuestionado.

El Hospital de Shifa fue golpeado por un cohete disparado por terroristas gazatíes momentos después.

Muchos otros incidentes han sido reportados por periodistas que intentaron escribir e informar sobre lo que realmente pasa en Gaza y fueron consecuentemente forzados a eliminar lo que anteriormente habian reportado y sus equipos fueron confiscados.

La periodista canadiense Janis Mackey Frayer fue amenazada después de twittear que había visto a varios terroristas de Hamás en Shuja’iya disfrazados de civiles.