Category: EEUU

Yo si muestro mi apoyo a Donald Trump

Ultimamente se ha montado un enorme revuelo relacionado con las declaraciones de Donald Trump en las que aseguraba que debía de prohibirse la entrada de musulmanes a Estados Unidos. Bien, me gustaría dar mi opinión al respecto y argumentar por qué estoy de acuerdo.

Los musulmanes son una cultura que no se integra. En muchas ocasiones muestran una cara de amabilidad que se desdibuja en la intimida y en las reuniones con los suyos.

Llegan a países occidentales buscando libertad y paz pero rechazan rápidamente nuestra forma de vida y acaban buscando algo similar a lo que se realiza en países árabes.

Todo esto se complica aún más por el inmenso odio que todos los musulmanes profesan a los Estados Unidos. También a Europa, pero en especial a los americanos.

Todos los musulmanes que viven en occidente hablan mal de los Estados Unidos, en buena medida porque, en el fondo, no quieren esa libertad que dicen venir buscando. No les gusta nuestro modo de vida, nuestra libertad y nuestras costumbres.

Llegan aquí y quieren continuar con su modo de vida, aprovechándose de lo que les interesa pero repudiando todo lo demás. Y lo preocupante es que muchos de ellos son nacidos en occidente y este sentimiento sigue presente.

Si a todo esto le unimos la ola de ataques que llevamos recibiendo por parte de musulmanes, la cosa se complica. Mucha gente argumenta que no todos los musulmanes son iguales. Y no, no lo son. Hay musulmanes que no tienen el valor de hacer la yihad, pero que si son cómplices silenciosos de todo esto ¿Alguna vez has visto a un musulmán denunciar a un integrista? ¿Acaso no crees que en sus ghettos no son de sobra conocidos los radicales? Nunca se desmonta una célula terrorista por la denuncia de otro musulmán.

No es difícil leer en la prensa declaraciones de gente que tenia contacto con terroristas musulmanes que afirman su incredulidad ya que el sujeto era una persona amable e integrada y no podían imaginar algo así. Pero, tarde o temprano, dejan caer la máscara y muestran su verdadera fe, en la que ni tu ni yo tenemos derecho a vivir.

El problema de este mundo occidental es que siempre nos quedamos a medias en todo. Nos resulta incomodo ver a un musulmán en una transporte público por el miedo que nos provoca la posibilidad de que sea un terrorista pero nos escandalizamos cuando una persona pretende cortar eso de raíz.

¿Cual es el problema? El terrorismo islámico ¿Quien lo realiza? Musulmanes. Pues mientras esto no se solucione, mientras que los propios musulmanes que dicen no sentirse representados planten cara al integrísimo, y no hablo solo delante de una cámara, hasta que esto no pase, TODOS los musulmanes son sospechosos y todos son posibles terroristas a ojos de cualquiera. Así que sí, apoyo al Sr Trump con su medida. Prefiero mil veces un político que mira por la seguridad de los suyos antes que por extranjeros que llegan a su país y son sospechosos de querer derrumbar todo lo que han construido, de la posibilidad de realizar un atentado.

Irán sigue y sigue 

Irán sigue toreando al resto de países, sobre todo a Obama que parece ser el más interesado en dejarse engañar y seguir bailando al son de la República Islámica.

Es tal el descaro del país musulman que, recientemente,  han mostrado túneles llenos de misiles balísticos que podrían cargar bombas nucleares. Amir Ali Hayizadeh, director de la fuerza aérea de la Guardia Revolucionaria, manifestó que tienen un alcance de 1,700 a 2,000 kilómetros.

   
 

Un año después

Por un motivo u otro, hace casi un año desde la última vez que escribí alguna entrada en este blog. Desde entonces han pasado muchas cosas relacionadas con el mundo islámico.

En Siria continua una guerra que ha destapado una nueva pesadilla para Occidente, el Estado Islámico. Irán sigue adelante con su proyecto nuclear mientras EEUU baila al son que la República Islámica marca. Europa fue nuevamente golpeada con el atentado del periódico Charlie Hebdo. En España se producen detenciones relacionadas con el integrismo musulmán, incluyendo cierto individuo que estuvo en Guantánamo y que iba por los distintos medios de este país auto proclamándose víctima inocente. Y la lista sigue y sigue.

¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde nos dirigimos?

Actualmente el mayor problema que sacude la política internacional y europea es el tema económico. Estamos tan centrados en esta circunstancia que nada parece distraer nuestras miradas. La llegada del Estado Islámico no ha supuesto un nuevo frente en la lucha entre dos mundos, más allá de algunos titulares en la prensa nacional.

Las decapitaciones publicas, la destrucción de complejos arquitectónicos históricos y el avance continuado de su territorio no consigue arrancar más de un “¡vaya lo que hacen!” entre los que son obligados a ver la noticia en un telediario o caen, por curiosidad, en una web de un periódico digital.

Nadie quiere enfrentar el problema. Los países europeos siente que no va con ellos. Una mezcla de “eso sería muy caro” unido a un extraño cariño hacia el mundo musulmán que siempre han profesado las altas esferas de la Unión Europea. El ciudadano de a pie no es muy diferente. Parece que el tema no interesa. Siente que está lejos, que eso nunca pasará aquí y que no tenemos por qué hacer nada al respecto. En su interior, piensa que aún hay tiempo en el caso de que tuviésemos que hacer algo.

Y mientras, el flujo continuado de inmigración musulmana, el nacimiento de niños de familias musulmanes asentadas, que no integradas, en Europa suma y sigue día a día. Una bomba de relojería que estallará el día menos pensado. Pero no pasa nada. “Lo de Charlie Hebdo es algo aislado, algún que otro integrista suelto”. Nadie se plantea lo que supone que los terroristas hubiesen nacido en la propia Francia, criados en el sistema educativo francés, con las mismas oportunidades que cualquier francés autóctono, de los que su familia es francesa desde Napoleon o antes. Tampoco ven el peligro a que uno de los que cortan cabezas en el Estado Islámico hubiese nacido en Inglaterra y hable un ingles tan refinado como alguien de Oxford. ¿No ven el peligro los españoles que eran vecinos de algunos de los que lo dejó todo en un país desarrollado y se fueron a luchar a Siria del lado del Estado Islámico?

Y el tema iraní. El bueno de Obama está consiguiéndolo. En su interior se ha propuesto nuclearizar Oriente Medio y que Israel sienta el verdadero peligro. No hace lo más mínimo por frenar la bomba atómica iraní. Y no solo eso, tampoco mueve un solo dedo a la hora de frenar la enorme influencia que la Republica Islámica está alcanzando en la región, con un país llamado Irak casi rendido a sus pies, y Siria, donde su ayuda es la única que mantiene en el poder a Al Asad.

Obama, que personaje. El racismo negro trajo a un presidente mediocre, de raíces musulmanas, con un odio hacia Israel que le cuesta disimular. ¿Qué mundo quieres dejar tras tu mandato? Traicionó a Mubarak. Definió como ejemplo democrático la llegada de los Hermanos Musulmanes, cuestionó su caída. ¿Qué será lo siguiente?

Queda poco para la finalización de su presidencia y creo que aún queda por mostrar su golpe final, algo que lleva preparando desde hace tiempo, el reconocimiento del Estado Palestino. La gran justificación para el integrísimo islámico de que mediante el terror, los escudos humanos, las bombas en mercados y autobuses, se consigue todo. Ojalá me equivoque pero no lo creo.

Después de un año sin escribir nada sigue igual, todo está peor. Ante esto, “la lucha continua”.

El mayor daño recibido por el pueblo judio, desde la Segunda Guerra Mundial, tiene nombre y apellidos. Barack HUSSEIN Obama.

Continue reading

EEUU y Egipto. Donde dije digo, digo Diego.

Donde dije digo, digo Diego. El cripto-musulmán de Barack Hussein Obama no tuvo reparos y dar una puñalada trapera a Mubarak hace unos años. Pero, en vistas de que la revolución islámica en Egipto terminó con un rotundo fracaso, no tiene problemas en dar unas palmaditas en la espalda a AlSisi, que es lo mismo que Mubarak pero con nuevo rostro.

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/06/22/actualidad/1403465904_897931.html

Obama y su Irán nuclear

obama nuclearLa carencia de visión, objetividad y análisis se ha convertido en una triste constante entre los llamados a dirigir el mundo. El caso más reciente, y alarmante, está personificado en la figura de Obama, un auténtico problema mundial que nos vino impuesto gracias a motivos raciales y no de capacidad.

Desde su llegada a mostrado una innegable falta de análisis para defender los intereses occidentales y se ha dedicado, única y exclusivamente, a favorecer las demandas de los enemigos de nuestra civilización.

Su última “gran hazaña” es entablar conversaciones telefónicas con el Gobierno iraní. Parece que, tras décadas de hostilidades, el bueno de Obama ha conseguido descolgar el teléfono y pedir a su homólogo persa que no construya una bomba nuclear, que no es bueno para nadie. Evidentemente el nuevo presidente iraní le ha seguido el juego, ha conseguido su tiempo extra.

Una análisis de la situación nos deja ver como el discurso de Irán parece que ha cambiado, pero no en su contenido sino en sus formas. Es como si de la noche a la mañana, con la llegada del nuevo presidente, clérigo él, todas sus motivaciones nucleares de diluyesen. Es como si Jamenei ya no estuviera interesado en tener una bomba nuclear, ni en destruir a Israel. Esto no se lo cree nadie. Bueno si, el bueno de Obama.

Está claro que Irán ya tiene su bomba, o dos. Su nuevo juego deja claro que ahora son ellos los que no tienen prisas, los que marcan los tiempos. No tienen necesidad de correr, de esconderse, solo necesitan seguirnos la corriente. No hemos hecho nada cuando pudimos y no lo vamos hacer ahora que tenemos la duda de si la tendrán. Y la tienen.

El problema de todo esto es que Obama no rendirá cuentas ante nadie. Su alta capacidad para mirar a otro lado no será castigada ni hoy ni mañana y cuando la noticia de un Irán nuclear salte a la palestra nadie le pedirá explicaciones.

Ni intervino en Siria, ni freno a Irán, siguen apoyando sigilosamente una causa con la que, en el fondo de su musulmán corazón, siente simpatía y devoción.

Osama Obama

Si algo debemos reconocer al movimiento árabe es la enorme capacidad que ha tenido para colocar a un cripto-musulmán al frente de la mayor potencia mundial. Osama Obama es un peligro para nuestra sociedad, para nuestro modo de vida y un globo de aire fresco para los integristas musulmanes.

No le ha bastado con poner todo tipo de impedimentos a la hora de tratar de frenar el programa nuclear iraní, ni alentar el ascenso al poder de los Hermanos Musulmanes con la caída de Mubarak, fiel aliado histórico de EEUU. Ahora se las ve con Siria y resulta ridículo todo el arsenal de excusas que pone para no castigar al régimen sirio por usar armas químicas. Ha pasado de no querer intervenir a prestar entrenamiento a los grupos rebeldes, que muchos de ellos son los mismos que atentaron contra las Torres Gemelas. De ahí pasó a proponer un ataque por el uso de armas químicas pero que no realizó al retrasarlo con la excusa de querer contar con la aprobación del Congreso. Cuando todo parecía encarrilado para un ataque, nuevo “as”, admite una posible entrega y control del arsenal químico por parte de la ONU a fin de evitar el castigo, algo que no se cree nadie en su sano juicio.

Osama Obama tiene la gran cualidad de no cumplir nada de lo que prometió cuando se presentó a las elecciones. Nada! Pero la gente sigue venerándolo como si lo hubiese hecho todo. Es increíble hasta dónde puede llegar la ceguera popular obnubilada por su color de piel.

ObamaMuslimLarge

Los enemigos de mis enemigos son mis enemigos

Os dejo aquí un interesante artículo escrito por José Brechner sobre Siria y la posible intervención americana. Puedes ver el artículo original en http://brechner.typepad.com/jose_brechner/2013/09/los-enemigos-de-mis-enemigos-son-mis-enemigos.html

El presidente Obama fundamentó su campaña electoral reprochando la intervención armada en Irak ordenada por George W. Bush. El éxito fue rotundo.

Para ganar en su segundo término, nos recordó que repatrió las tropas de Irak y Afganistán, y consiguió eliminar a Osama Bin Laden a quien por poco sepulta con honores para no herir los sentimientos de sus benevolentes correligionarios.

Desde que Obama retiró a las tropas de Irak, los atentados terroristas y luchas internas en ese país han dejado decenas de miles de muertos de quienes poco se comenta.

Según el informe de las Naciones Unidas, este pasado mes de Agosto murieron 807 personas; algo menos que en Julio, que fueron 1.057. Desde Enero de 2013 a la fecha, perecieron más de 5.000.

Con referencia a Siria, Obama, como de costumbre, se jugó entero sin medir las consecuencias, cuando dijo que atacaría Damasco si Assad cruzaba la línea roja, (usaba armas de destrucción masiva). Y pese a que el dictador sirio lo hizo varias veces, Obama recién decidió actuar, pues los cadáveres fueron vistos por todos.

B.O. se encuentra ahora en la misma encrucijada que G.W. con muchas más adversidades y complicaciones futuras.

En Siria hay dos flancos: Assad/Irán/Jizbalá por un lado, y los Rebeldes Sirios/Al Qaeda/La Hermandad Musulmana, por el otro.

Hasta el ex representante demócrata Dennis Kucinich, adalid de la ultraizquierda, reprochó a Obama, diciendo que: “Atacar a Siria sería convertir a los Estados Unidos en la Fuerza Aérea de Al Qaeda”.

Como le hicieron recapacitar por su impromptu, Obama está pasándole la pelota al congreso para obtener su aprobación, o evitar el enfrentamiento y lavarse las manos. Aunque el Comandante en Jefe norteamericano, constitucionalmente, no requiere de la aprobación del Legislativo para usar la fuerza.

Las dudas acerca de lo que Obama realmente quiere son tan desconcertantes, que si obtiene el visto bueno del congreso, lo más probable es que haga una toccata y fuga, destruyendo algunos lugares claves del ejército sirio, dejando las cosas más o menos igual que ahora.
Acontece, que a Estados Unidos le es menos incómodo que Assad siga en el poder, pues es más cauteloso que sus opositores fanáticos de la Hermandad Musulmana.

Pero no actuar es quitarle credibilidad y liderazgo a EU, dándole alas a los asesinos chiitas para que sigan masacrando gente, aprobando colateralmente que Irán prosiga enriqueciendo uranio.

Sin duda, las ventajas que traería el derrocamiento de Assad, serían beneficiosas para todos: Provocaría el debilitamiento de Jizbalá e Irán. Asunto de vital importancia para el Oriente Medio, Europa, y en lo que nos concierne, Latinoamérica, donde se encuentran sólidamente incrustados en los gobiernos socialistas autoritarios, proveyéndoles de dinero y armas, reclutando paramilitares para educarlos en la lucha guerrillera.

Si hay batalla, las luces de bengala empezarán a verse cuando pasen las festividades del calendario judío que comienzan con la celebración del Año Nuevo 5774 y concluyen en el Día del Perdón –Yom Kippur–. Esta no es una guerra de emergencia, el tiempo de inicio lo establece el más fuerte.

Israel es el único dispuesto a actuar con severidad, pero no intervendrá a menos que sea atacado. Los países árabes no van a aceptar la participación de Jerusalén, pero están clamando la presencia de Estados Unidos, para que apoye a sus correligionarios Sunitas anti Assad.

En conclusión, a Occidente le conviene que se maten entre ellos. Los únicos que deberían actuar en este embrollo son las Naciones Unidas, tomando una decisión contundente en defensa de los Derechos Humanos, haciendo valer los tratados internacionales sobre prohibición de armas químicas y biológicas. Más sabemos que eso no va a suceder, porque hay intereses encontrados entre sus pacíficos delegados.

http://josebrechner.com

Syria-Russia’s-veto-on-Security-Council-action-over-Syria-recalled-the-cold-war-stance-of-Brezhnev6

La papeleta Siria

Siria se ha convertido en un autentico problema a nivel mundial. Ya no es solo una región escondida en el mapa donde nos pueda dar igual lo que pase. Siria ha tomado unas vertientes que, elijas la que elijas, estás abocado a equivocarte.

Por un lado tenemos el papel de Bashar a-lAsad, que no ha dudado en utilizar armas químicas contra su propia población, en la mismísima capital del país. Nada de esconderse. Con él en el poder tenemos la figura del típico líder de la zona, que mantiene el integrísimo musulmán en su país a raya pero que no duda en aliarse con estos mismos fuera de sus fronteras, ya sea Hezbollah en Líbano o los ayatollahs en Irán. Así mismo, es de los pocos feudos aliados que tiene la antigua URSS en la zona. Como sus principales aliados, mantiene una constante animadversión con el Estado de Israel.

Por el otro lado, tenemos a las fuerzas rebeldes, formadas por lo más variopinto de la zona, que va desde idealistas que añoran la llegada de la democracia hasta lo más peligroso del fundamentalismo islámico. El problema es que Al Qaeda ha tomado buena cuenta de ello y ya ha tomado posiciones pasando a ser la tendencia más seguida dentro de la fuerza rebelde.

Y en medio de todo esto aparece Obama, un líder internacional llamado, por su posición, a resolver el problema pero con una capacidad nula de visión. Un líder mediocre más preocupado en quedar bien con su amado mundo árabe que en ayudar en esta situación. Un presidente elegido por su color de piel y no por sus habilidades y capacidades. Obama, que no tuvo ningún problema en dejar en la estacada a su principal aliado árabe en la zona, Mubarak, y que ahora el tiempo nos muestra las consecuencias de tal acto. Hablamos del mismo presidente que no quiere impedir la llegada de la bomba nuclear a Irán, que frena la necesidad israelí de mermar esta posibilidad y que, llegado el momento, será igual de culpable que los que no hicieron nada cuando Hitler rearmó Alemania.

Ante tal escenario, y tras el uso de armas químicas, todo el mundo se pregunta qué hacer. Mirar hacia otro lado? Actuar y bombardear? Apoyar a los rebeldes con la posibilidad de que sea un nuevo Irak o Afganistán? Armar a los rebeldes para que en un futuro usen esas armas y esa formación para atacar a Occidente?

La crisis económica, con muchos países interesados en ignorar la situación para no gastar ni un solo euro en el conflicto, y el miedo de Obama, que no quiere manchar su, mal otorgado, Nobel de la Paz ni tampoco ofender a los líderes musulmanes, son los principales motivos por los que, a día de hoy, el régimen sirio sigue sin recibir un castigo por su forma de proceder.

¿Qué hacer?

No es fácil responder a esta pregunta pero está claro que la impunidad no es una opción. Los países regidos por el fundamentalismo islámico no pueden tener la opción de usar armas químicas o nucleares sin el conveniente correctivo. Ante tal panorama la oleada de ataques con este tipo de armas entraría en una espiral sin fin que salpicaría a nuestros países.

Dejando de lado utopias de unión ente países occidentales contra el enemigo común, es decir, el Islam, la realidad nos lleva a golpear a la cabeza visible de todo esto, es decir, el líder sirio. Lo más conveniente es atacar sus arsenales, medios de defensa, aviones y demás, para que no pueda utilizarlos contra la población civil. El problema vuelve a ser Obama y su inactividad. Con tanta demora el régimen sirio ha tenido todo el tiempo del mundo para mover y esconder sus arsenales y un ataque, aunque necesario, no mermará la capacidad siria como lo hubiese hecho si Obama hubiera atacado al momento.

La excusa de la ONU no es algo a tener en cuenta. La legislación internacional, montada a beneficio de unos pocos y solo como excusa acusatoria, no puede ser una limitación a la hora de castigar el uso de armas químicas. Todos sabemos lo que pasa en estas situaciones. Los posibles dictámenes serán vetados por China y Rusia. La ONU es una marioneta rota que no sirve absolutamente para nada.

Y mientras tanto, Obama sigue planteando dudas e impedimentos. A ultima hora su “as” en la manga resultó ser la “necesidad” de consultar al Congreso. Después de esto no sabremos que podrá inventar pero, mientras tanto, el oficialismo sirio ve como una victoria la inactividad occidental y sus vecinos afilan cuchillos ante la permisividad que les alientan a seguir el mismo camino, ya sea en Israel o contra intereses occidentales.

 

asdfsadfasdfasdfasdfp