Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada.

Y tristemente esto es lo que está pasando con el Islam.