Campamento de verano

Como cada año, campamento de verano organizado por la Islamic Jihad Movement en Khan Younis, Gaza. Convirtiendo niños en terroristas con la financiación de la Unión Europea.

103192855_Palestinian -large_trans++eo_i_u9APj8RuoebjoAHt0k9u7HhRJvuo-ZLenGRumA

Doble rasero

Un policía dispara a un joven afgano que apuñala en el metro alemán al grito de “Alá es grande” y es “abatir a un terrorista”. Las policía israelí dispara a un palestino que apuñala a gente por la calle y es “asesinato a sangre fría”. Y así con todo en la prensa de este país.

No existe el Islam Radical

No te dejes engañar. No existe el Islam Radical. El Islam es lo que es. Ultimamente se ha usado mucho la denominación “islamismo radical” para tratar de crear dos facciones dentro de los hechos actuales. El querer decir “no todos son iguales” necesitaba de un argumento que los diferenciara y exculpara a unos u otros. Y para muestra, sus propias palabras. Sacad conclusiones:

Lo que nadie quiere saber sobre Niza

Los datos sobre NIZA que nadie quiere leer o que nadie quiere saber:

- En el barrio de Saint-Roch hay una mezquita escondida, no está a simple vista. Saint-Roch es también el lugar donde vivía el terrorista y también es el barrio donde el franco-senegalés Omar Omsen, cuyo nombre verdadero era Oumar Diaby, reclutó a parte los 40 jóvenes (80 asegura él) que logró mandar a combatir a Siria.

- St Roch y l’Ariane, justo al otro lado del pont Michel, son los dos principales focos islamistas de una ciudad que se ha convertido en el gran caladero del yihadismo en Francia. Más de 120 personas han partido ya hacia Siria procedentes de la capital de los Alpes Marítimos. El caso más sonado se produjo en 2014, cuando 11 miembros de una misma familia, niños incluidos, cruzaron media Europa en una furgoneta para unirse al ejército islamista.

- La ciudad ya estaba herida por el yihadismo con anterioridad. El comienzo de todo fue en 2012, cuando se desmanteló la primera célula localizada en la región, sospechosa de haber atentado con una granada contra un supermercado Kosher de Sarcelles (París). Dos de sus integrantes procedían de la zona de Niza, justo los que lograron escapar: uno de ellos fue localizado a su vuelta de Siria en 2014. Poco después del atentado de Charlie Hebdo en 2015, Moussa Coulibaly, que según se publicó procedía de la banlieu parisina, acuchilló a tres militares que hacían guardia delante de un centro judío en Niza.

Así tratan los medios españoles el asesinato de una niña

Asesinar salvajemente a una niña de 13 años en su habitación debería ser algo que indignara a todo el mundo pero cuando la niña es israelí la cosa cambia.

Esta es Hallel, una niña israelí de 13 años que estaba en su habitación cuando un terrorista palestino entró y la asesinó asestándole varias puñaladas.

Este caso horrible  es tratado por los medios de comunicación de un modo que solo podríamos calificar de vomitivo:

Yo si muestro mi apoyo a Donald Trump

Ultimamente se ha montado un enorme revuelo relacionado con las declaraciones de Donald Trump en las que aseguraba que debía de prohibirse la entrada de musulmanes a Estados Unidos. Bien, me gustaría dar mi opinión al respecto y argumentar por qué estoy de acuerdo.

Los musulmanes son una cultura que no se integra. En muchas ocasiones muestran una cara de amabilidad que se desdibuja en la intimida y en las reuniones con los suyos.

Llegan a países occidentales buscando libertad y paz pero rechazan rápidamente nuestra forma de vida y acaban buscando algo similar a lo que se realiza en países árabes.

Todo esto se complica aún más por el inmenso odio que todos los musulmanes profesan a los Estados Unidos. También a Europa, pero en especial a los americanos.

Todos los musulmanes que viven en occidente hablan mal de los Estados Unidos, en buena medida porque, en el fondo, no quieren esa libertad que dicen venir buscando. No les gusta nuestro modo de vida, nuestra libertad y nuestras costumbres.

Llegan aquí y quieren continuar con su modo de vida, aprovechándose de lo que les interesa pero repudiando todo lo demás. Y lo preocupante es que muchos de ellos son nacidos en occidente y este sentimiento sigue presente.

Si a todo esto le unimos la ola de ataques que llevamos recibiendo por parte de musulmanes, la cosa se complica. Mucha gente argumenta que no todos los musulmanes son iguales. Y no, no lo son. Hay musulmanes que no tienen el valor de hacer la yihad, pero que si son cómplices silenciosos de todo esto ¿Alguna vez has visto a un musulmán denunciar a un integrista? ¿Acaso no crees que en sus ghettos no son de sobra conocidos los radicales? Nunca se desmonta una célula terrorista por la denuncia de otro musulmán.

No es difícil leer en la prensa declaraciones de gente que tenia contacto con terroristas musulmanes que afirman su incredulidad ya que el sujeto era una persona amable e integrada y no podían imaginar algo así. Pero, tarde o temprano, dejan caer la máscara y muestran su verdadera fe, en la que ni tu ni yo tenemos derecho a vivir.

El problema de este mundo occidental es que siempre nos quedamos a medias en todo. Nos resulta incomodo ver a un musulmán en una transporte público por el miedo que nos provoca la posibilidad de que sea un terrorista pero nos escandalizamos cuando una persona pretende cortar eso de raíz.

¿Cual es el problema? El terrorismo islámico ¿Quien lo realiza? Musulmanes. Pues mientras esto no se solucione, mientras que los propios musulmanes que dicen no sentirse representados planten cara al integrísimo, y no hablo solo delante de una cámara, hasta que esto no pase, TODOS los musulmanes son sospechosos y todos son posibles terroristas a ojos de cualquiera. Así que sí, apoyo al Sr Trump con su medida. Prefiero mil veces un político que mira por la seguridad de los suyos antes que por extranjeros que llegan a su país y son sospechosos de querer derrumbar todo lo que han construido, de la posibilidad de realizar un atentado.